Los Cuentos de Andersen

  • Imprimir

El domingo 11 se celebra en nuestro país el “Día del Niño”. Habrá quienes opinen que todos los días son días del niño, o que el verdadero día del niño es el 6 de enero. Lo cierto es que apenas empezado agosto, los niños empiezan a preguntar o pedir su regalo para ese día. Una buena opción puede ser un libro. Hoy se escuchan quejas sobre lo mal que leen (o comprenden lo que leen) los chicos cuando llegan al liceo.Andersen Hans Christian ch

Más allá del sayo que pueda caber a sus maestros, la casa es parte importantísima en la formación de nuestros hijos, y los padres o abuelos podemos hacer mucho por el futuro de los chicos, simplemente presentándoles ya desde pequeñitos los libros como un entretenimiento más. Claro, qué libro obsequiar dependerá de la edad del pequeño. En cualquier librería sabrán asesorarlo. De nuestra parte, y porque este mes se cumple un año más de la desaparición física del autor de muchos cuentos con los que hemos convivido desde antes incluso de saber leer, quisimos compartir el recuerdo del danés Hans Christian Andersen.

Este mes se cumplen 138 años del fallecimiento de Hans Christian Andersen, autor de libros infantiles tan famosos y recordados como: “El traje nuevo del emperador, La sirenita, El patito feo, La princesa y el guisante o El soldadito de plomo”.

Andersen, había nacido en Odense –Dinamarca- en abril de 1805, en el seno de una familia tan pobre, que en ocasiones tuvo que dormir bajo un puente y mendigar. Era hijo de un zapatero de 22 años, instruido pero enfermizo, y de una lavandera. Andersen dedicó a su madre el cuento La pequeña cerillera, por su extrema pobreza, así como No sirve para nada, en razón de su alcoholismo.

Desde muy temprana edad Hans Christian mostró una gran imaginación, que fue alentada por la indulgencia de ambos padres y por la superstición de la madre. En 1816 murió su padre y Andersen dejó de asistir a la escuela; se dedicó a leer todas las obras que podía conseguir, entre ellas las de Ludwig Holberg y William Shakespeare. Más adelante, conseguiría estudios más reales e incluso recibió algunas becas del Rey.

Reconocimientos

Hans Christian Andersen recibió en vida muchos honores. En1866 el rey de Dinamarca le concedió el título honorífico de Consejero de Estado y en 1867 fue declarado ciudadano ilustre de su ciudad natal. En su honor, desde 1956 se concede, cada dos años, el premio Hans Christian Andersen de literatura infantil y, desde 1966, también uno de ilustración. En 1976, el astrónomo Nikolái Chernyj bautizó en honor a este escritor al asteroide 2476.

Andersen también escribió poesía, novelas y alguna obra teatral, pero su fama imperecedera la debe a varios de sus alrededor de 168 cuentos, muchos de los cuales hicieron –y siguen haciendo- las delicias de niños de todos los rincones del mundo.